El Estado tiene que apagar el fuego, pero la justicia imputar a los responsables

canadie

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, le pidió este jueves a la Corte Suprema que intermedie para que se actúe ante los incendios en el Delta del Paraná, porque «el Estado tiene que apagar el fuego» pero quien puede «imputar a los responsables es la Justicia».

«Ahí hay ganadería intensiva y responsabilidad de los grandes productores con grandes extensiones de tierra, que queman pastizales y grandes terrenos por la ganadería intensiva», dijo el ministro en declaraciones a Radio Provincia.

«En Córdoba ya hay cuatro detenidos, en el Delta hace 3 meses que están quemando y no hay detenidos», afirmó y agregó que «el 16 de junio hice una denuncia penal por los incendios en Entre Ríos y la Justicia está mirando otro capítulo».

Marcelo Vorobiof

Fuente: Eco Mundo

 

 

 

Incendios Forestales en Santa Fe y Córdoba

Los incendios intencionales están totalmente descontrolados en nuestro país.

Primero fue la ribera del Paraná y ahora Córdoba.

En medio de la especulación inmobiliaria, se queman casas y mueren animales.

Mientras estancieros, patrones y empresarios hacen fortunas con la destrucción del ambiente, los bomberos casi sin equipamiento y en una tarea heroica, dan batalla al desastre.

Muy triste.

Marcelo Vorobiof

Blog de Marcelo Vorobiof / Bomberos intentan frenar los incendios forestales en Córdoba

 

Nuevo puerto de Santa Fe la mega minera Xstrata quiere quedarse con el

Consultado por LPO, el presidente del ente que hoy administra la terminal santafesina, Marcelo Vorobiof, destacó la importancia de haber retomado el viejo proyecto de mudanza del puerto a su emplazamiento original sobre el cauce principal del Paraná; para sacarlo de la ubicación actual en la laguna Setúbal, que genera altos costos de mantenimiento del canal y obliga a un desvío de las barcazas que bajan por la Hidrovía desde Paraguay. El emplazamiento actual obedece a un viejo anhelo de “las fuerzas vivas” locales por tener a su puerto en la propia ciudad, a contrapelo de lo que hoy -un siglo después- recomiendan los urbanistas.

En Santa Fe atribuyen el añoso cajoneo de la mudanza de sus muelles al lobby del polo aceitero afincado en Rosario, en la que la mayoría de sus miembros tiene muelle propio. Vorobiof consideró “impensable que una producción de 100 millones de toneladas de granos salga sólo por los puertos del sur”. Y ubicó la función del puerto santafesino como la puerta de salida de la producción de la nueva frontera agropecuaria, en el norte y noroeste del país. Eso es precisamente lo que en la Bolsa de Comercio de Rosario no causa ninguna gracia.

Por ahora, el puerto de la capital santafesina transita sus primeros años de reactivación, luego de que fracasara la efímera concesión al fallecido empresario local Ángel Malvicino. Este puerto hizo negocios con cargas a granel que le permiten operar a pleno las 56.000 toneladas de capacidad de sus silos y de a poco logra concretar incipientes operaciones con contenedores.

Leer nota completa en Consenso Patagónico

7248